Jueves Santo

Muy Piadosa Hermandad y Cofradía de

Nazarenos de la Santa Redención

Texto de José Luis Pelegrín González y

fotografías del archivo de las Cofradías y

de Blas Fernández y José F. Núñez 

AÑO 1959:   FUNDACIÓN.-

La Hermandad se funda en el mes de Junio de 1959, dentro de la “Muy Ilustre y Penitencial Cofradía del Santísimo Ecce-Homo y Nuestra Señora de la Amargura” (Antiguos Alumnos de los PP. Franciscanos), como filial, bajo la denominación de “Muy Piadosa Hermandad de la Santa Redención”.

Se confeccionan unos Estatutos, que son aprobados por el Obispado de Orihuela – Alicante, en los que se establecen sus ordenanzas, entre las que son las más destacadas las siguientes:

-  Se constituye la Hermandad, en el Convento de los PP. Franciscanos de Alicante, para fomentar la adoración al Arbol de la Cruz, dentro de la tradición franciscana.  Así, se procesionará  un “paso” que represente la Cruz vacía con los atributos de la Pasión de Cristo.

-  La Hermandad será filial de la del Ecce-Homo, rigiéndose por la misma Junta de Gobierno y bajo las directrices de ésta, sin poder independizarse en ningún momento de la Hermandad madre.  A efectos de cargos, ocuparán sus puestos principales aquellas personas que ejerzan como “Vice” en la Junta del Ecce-Homo.

-  La procesión se celebrará, a ser posible, en las primeras horas de la mañana del Viernes Santo; de no ser posible, cuando fije la Junta de Gobierno.

-  La vestimenta de los hermanos se compone de túnica de raso negra botoneada en blanco, capa y capirote de raso blancos, cíngulo de seda blanco, guantes y calcetines blancos, y zapatos negros. El escudo irá bordado en la parte inferior delantera del capirote.

-  En el desfile procesional, los hermanos portarán cruces de mano, de madera, y la procesión será austera, de acuerdo con el carácter franciscano.

AÑOS 1960-70:   LOS PRIMEROS AÑOS.-

Pese a estar canónicamente erigida desde su fundación, durante sus primeros años la Hermandad no realiza ningún acto externo, limitándose a participar en los organizados por la Parroquia junto a su Cofradía madre.

No se confecciona “paso” ni vestimentas, ni siquiera el emblema, pues por distintos motivos se va demorando la participación en los desfiles procesionales de la Semana Santa alicantina.

AÑO 1971:   PREPARATIVOS.-

En el año 1971 se conmemora el XXV Aniversario de la fundación de la “Cofradía del Ecce-Homo”, motivo por el cual se realizan una serie de actos para celebrar dicha efemérides.

La Junta de Gobierno desea dar a tal celebración toda la grandeza que merece, y como acto principal, deciden que debe procesionarse la Hermandad fundada hace ya 12 años, que no había desfilado aún. Así, se acuerda que la “nueva” Hermandad desfilará en la Semana Santa, formando parte del desfile procesional de la Cofradía del Ecce-Homo, incorporada como un “tercio” dentro del mismo, aunque con su propia denominación y colores.

A tal fín, se comienza la confección del trono, trabajo realizado por los mismos componentes de la Junta de Gobierno, bajo la dirección de José Esplá, entonces Mayordomo de la Cofradía: se confecciona una parihuela en hierro, hueca, con una base en su centro para el soporte de la cruz, y cuyos laterales se cubren con paneles de chapa forrados con skai blanco con el escudo de la Hermandad en el centro, y se coloca una gran cruz de madera, sobre la que se cruzan las dos lanzas, una de ellas con una esponja en su punta, y en la parte trasera una escalera; sobre la base, confeccionada en forma de montículo en cartón piedra, se colocan tres grandes clavos, junto con una calavera y dos tibias, también hechas en cartón piedra, y una gran tela blanca sobre los brazos de la cruz, simulando el sudario. En las cuatro esquinas del trono, cuatro quemadores en los que se prendían grandes bolas que arrojaban fuego, y un incensario en su centro;  se completaba el trono con tres varales de carga delante y otros tantos detrás. La parte de cartón piedra se confeccionó por el artista constructor de hogueras Pedro Soriano.

También se confecciona el escudo de la Hermandad, sobre diseño así mismo de Pedro Soriano: en círculo, sobre fondo azul celeste, cruz bordada en marrón con las lanzas y la escalera, sudario en blanco, y clavos a los pies en gris, todo orlado por cuatro brazos de cruz en negro, y bordeado por un cordón de seda rojo;  éste mismo escudo se borda sobre el estandarte, en fondo azul celeste, trabajo realizado por bordadoras en el taller de Antonio Escribano, en cuya parte superior se borda en negro el nombre de la Hermandad, y en la parte inferior la palabra “Alicante”.

Se confeccionaron unas cruces de mano de madera, rústicas, para ser portadas por los hermanos de fila;  y una cruz de guía igualmente rústica, en madera de pita, así como dos cruces laterales, que sustituirían a los faroles-guía de otras Hermandades;  éstas cruces llevaban en su crucero coronas de espinas.

Así, tras arduos trabajos, llega el Lunes Santo de 1971, fecha clave para la Hermandad, pues se realiza su primera salida como tal a las calles alicantinas.

Tercio Santa Redención, 1971
Tercio Santa Redención, 1971

 

EL PRIMER DESFILE.-

Tiene lugar en la noche del Lunes Santo, saliendo conjuntamente en procesión con la Cofradía del Ecce-Homo, desde la Parroquia de San Antonio de Padua, de los Padres Franciscanos, para recorrer un itinerario hacia la Rambla de Méndez Núñez, y vuelta hacia la Parroquia.

El desfile de la Hermandad iba encabezado por la Cruz de Guía y sus cruces laterales, y el Estandarte; tras ellos, los hermanos de fila (en número aproximado a los cuarenta), portando cruces de mano, y a continuación el “paso”, portado a hombros por 18 hermanos, la mayoría de ellos vecinos del barrio, y cuyo capataz Carlos Toledano.

El desfile tuvo una duración muy larga, debido al peso del trono de la Redención, que provocó muchas paradas para que sus costaleros pudiesen descansar.

AÑOS 1972-74:

Tras la experiencia del primer año, se intenta aligerar el peso del trono;  se sustituye la gran cruz de madera por otra más ligera, confeccionada en chapa de madera, hueca, y se cambia hacia el interior del trono el emplazamiento de los quemadores, para evitar anchura.

AÑO 1975:   MIÉRCOLES SANTO.-

En éste año, la principal novedad se produce en el desfile procesional, que cambia tanto de día de salida como de itinerario.

En ésta Semana Santa el desfile procesional tiene lugar en la tarde del Miércoles Santo, y el itinerario que se realiza pasa por las calles de la feligresía, tras bajar a la calle Poeta Quintana, subiendo hasta Capitán Hernández Mira, para volver a la Parroquia.

AÑO 1976:   MARTES SANTO.-

Tras la modificación del año anterior, para ésta nueva Semana Santa vuelven los cambios, tanto de día como de itinerario: las Hermandades vuelven a realizar el itinerario habitual (no oficial, pues no existía un itinerario definido como tal), que realizaban las procesiones, por la Rambla de Méndez Núñez;  surge  la posibilidad de hacerlo en la noche del Martes Santo. La Santa Redención sigue desfilando integrada dentro de la procesión de la Cofradía del Ecce-Homo, con su propia identidad y colores.

AÑO 1978:   REESTRUCTURACIÓN.-

En la Junta de Gobierno se contempla la posibilidad de modificar la Hermandad, pues cada vez es menor el número de hermanos, por lo que se analiza la opción de separar los desfiles de ambas Cofradías, dejando cada una en su propio desfile, a la vez que potenciar la Redención, ya que se pretende unificar la equipación, lo que permitiría que los cofrades participasen en las dos procesiones, y permitiese ampliar el número de cofrades, a la vez que se dotaría a la Hermandad de la Redención de una personalidad propia, pudiendo diferenciar más los desfiles, más “sevillano” el del Ecce-Homo, y más “austero” el de la Redención. Se realizan varias reuniones y finalmente, se celebra el 28 de noviembre una Asamblea extraordinaria con el único punto del orden del día, de la reestructuración de la Hermandad de la Santa Redención. Se expone el tema a los hermanos, y finalmente se acuerda el cambio propuesto, con las consiguientes modificaciones en los Estatutos, así como el día de desfile procesional que, en principio y a expensas de la aprobación de la Junta Mayor, se acuerda sea en la tarde del Jueves Santo.

Para modificar la equipación con respecto a la del Ecce-Homo, se acuerda que el equipo será el mismo de éste, pero se desfilará sin la capa; igualmente, y para abaratar los costes, en principio el escudo que llevarán los penitentes será el mismo del Ecce-Homo, excepto aquellos que ya posean el de la Redención, que lo seguirán portando.

Se tramita toda la documentación necesaria, obteniendo la autorización de la Junta Mayor, por lo que se sigue adelante con la reestructuración aprobada, de cara a la próxima Semana Santa.

AÑO 1979:   PRIMER DESFILE EN SOLITARIO.-

En ésta Semana Santa se produce el primer desfile en solitario en la historia de la Hermandad; tiene lugar en la tarde del Jueves Santo, saliendo de la Parroquia de San Antonio de Padua, de los Padres Franciscanos. Los penitentes, con sus vestas negras, capirote granate, guantes y calcetines blancos, y zapatos negros, y portando velones con cera blanca, alumbraban el “paso” de la Redención, portado sobre unas ruedas, bajando por la calle de Capitán Segarra con rumbo a la Rambla para, tras recorrerla, volver por la misma calle hacia la Parroquia;  la procesión tuvo un éxito notable, que dejó muy satisfechos a los miembros de la Hermandad.

Salida Mayor Dolor, 1982
Salida Mayor Dolor, 1982

AÑO 1981:   INCORPORACIÓN DE LA VIRGEN.-

En la Semana Santa de 1980 se volvió a desfilar como el año anterior, con el mismo itinerario, consiguiéndose mejorar, pues el número de participantes se amplió y el éxito de público fue impresionante, llenando prácticamente todo el itinerario.

Esto hizo plantearse a la Junta de Gobierno la posibilidad de mejorar el desfile procesional, bien mejorando el “paso”, o bien incorporando un nuevo “paso”, que ampliase el desfile;  finalmente, se acordó que podría añadirse un “paso”, concretamente una Virgen, que completaría la Hermandad, a la vez que potenciaría el reconocimiento del “paso” titular con su significado real, el de la Cruz vacía tras descender el cuerpo de Cristo, como triunfo de Este a través de ella. Igualmente, se aprueba mejorar el trono titular en lo posible.

Surge el problema de cómo sería el nuevo “paso”: en primer lugar, se trata de encontrar una imagen, para lo que se visitan varios talleres de imagineros de la zona; los resultados no son los esperados, pues la calidad que se aprecia no complace a los miembros de la Junta en unos casos, en otros las imágenes no son feas pero son de molde, muy repetidas, y en alguno, los mínimos, la calidad es conforme a lo solicitado, pero el presupuesto económico es inabordable. Ante ello, se analiza una posibilidad, que no era la primera vez que se haría en la Semana Santa Alicantina: aprovechar la misma imagen de la Virgen de la Amargura, para que desfilase el Jueves con otra vestimenta y bajo distinta advocación, de manera provisional, hasta que se pueda conseguir la compra de una imagen.

Tras analizar varias propuestas, se adopta el nombre de “María Santísima del Mayor Dolor” como advocación de la nueva imagen.

Posteriormente, se comienza a plantear la vestimenta de la imagen:  queda muy claro que se tratará de una Virgen exenta de lujos, con ninguno o muy pocos bordados en sus vestiduras, y sin joyas. Finalmente, se comienza a confeccionar la siguiente vestidura:  saya de terciopelo granate, y manto de terciopelo negro con fleco dorado, y en sus manos portará una corona de espinas y los tres clavos.        

Como trono se utiliza  el mismo que porta a la Virgen de la Amargura, que confeccionó el alicantino Vicente Mestre;  se le colocan varios candelabros individuales cedidos por la Parroquia con velas, y se saca sobre la plataforma con ruedas que lleva incorporada.

Los preparativos para la procesión, especialmente el montaje de este trono, son agobiantes, ya que al participar el trono en la procesión del Martes, no se puede trabajar con él hasta el Miércoles, sin poder tener nada preparado, y se tiene que organizar el montaje sobre la marcha, lo que hace que el mismo finalice muy tarde, más bien ya de mañana del Jueves Santo.

Costaleros Mayor Dolor
Costaleros Mayor Dolor

 

AÑO 1984.-

Se confeccionan varales para el trono de la Virgen, realizados en madera por José Martínez Mataix, para que dicho trono desfile a hombros, haciéndolo así en la Semana Santa portado por una cuadrilla de 18 cargadores, pagados por la Hermandad.  El trono estrena también nuevos faldones, realizados en terciopelo negro y fleco dorado.

En reunión del 22 de noviembre se acuerda confeccionar un nuevo trono para el “paso” de la Redención, a fín de eliminar las ruedas y sacarlo a hombros el próximo año.

Nuevo trono Santa Redención
Nuevo trono Santa Redención

AÑO 1985:   NUEVO TRONO PARA LA REDENCION.-

En éste año se confecciona un nuevo trono para la Santa Redención, en madera, para ser portado a hombros en el desfile procesional;  dicho trono es realizado por el cofrade Arturo Vicente Soriano Moll, con un coste aproximado de 125.000 pesetas.

En el desfile, los dos tronos son portados a hombros por dos cuadrillas de 18 costaleros cada una, a los que se presta túnica y se les da una gratificación por realizar ésta labor.

AÑO 1989:   “ENCUENTRO”.-

En éste año se produce por vez primera, y de manera algo casual, el “Encuentro” entre las imágenes de María Santísima del Mayor Dolor y el Cristo de la Paz, de la Cofradía de Benalúa, que era portado por miembros de la Policía Local:  al subir el desfile de regreso por la calle Castaños hacia la Parroquia, se encontró en el cruce con Alfonso el Sabio con la procesión de Benalúa, y con un cambio de palabras con los mayordomos de ésta se acordó que debían saludarse las dos imágenes que se cruzaban en sus itinerarios, cosa que se hizo a los acordes del  Himno Nacional, gustando mucho a los que presenciaron el acto.

Costaleros de la Cofradía
Costaleros de la Cofradía
Bendición Estandarte, 1990
Bendición Estandarte, 1990

 

AÑO 1990:   NUEVO ESTANDARTE.-

Para éste año se confecciona un nuevo estandarte para la Hermandad.  Se encarga el diseño a Antonio Más, propietario del “Bazar Madrid”, quien hace un diseño moderno, en el que se incluyen los elementos que caracterizan a la Hermandad: la cruz con el sudario, la corona de espinas (portada por unas palomas), las lanzas y los clavos, y la Faz del Redentor irradiando todo el conjunto, junto al nombre y año de fundación de la Hermandad.  Es bordado sobre terciopelo negro por Pilar Pérez, de San Vicente del Raspeig.

Su bendición se produce en el acto institucional de la Hermandad el domingo 1 de abril a las 13 horas, y son padrinos de la bendición las Hogueras de San Fernando y de Santa Isabel, representadas por sus Presidentes y Bellezas.

El trono de la Santa Redención es portado por miembros de la Hoguera Santa Isabel, y el del Mayor Dolor por miembros de la Hoguera San Fernando, en ambos casos con la ayuda de algunos cofrades.

Como ocurriera el año anterior, al llegar la procesión a la altura del Banco de Alicante, en Alfonso el Sabio, se vuelve a realizar un “Encuentro” entre la Virgen del Mayor Dolor y el Cristo de la Paz, esta vez ya concertado entre ambas Cofradías con anterioridad.

AÑO 1992.-

Se realiza nuevamente el “Encuentro” con el Cristo de la Paz, que este año tiene lugar en la avenida de la Constitución, a la altura del Teatro Principal, ya que ha sido declarado “Encuentro Oficial de Pasión” por la Junta Mayor de Hermandades, que desea que no se realice alejado de la Carrera Oficial, lo que restaría público a la misma.

En reunión de 3 de julio se propone la inclusión en el trono de la Santa Redención de una imagen de Virgen, muy antigua, que posee la familia Soriano Segura, que la cedería en caso de aprobarse.

AÑO 1993:   MUJERES COSTALERAS.-

Pasada la Semana Santa, surge la propuesta de un grupo de mujeres, que han portado ese año conjuntamente con hombres los dos tronos de la Hermandad, de constituir un trono portado íntegramente por mujeres, hecho que ya se produce en otras ciudades, pero que en Alicante sería la primera vez que ocurriese.  La Junta Directiva acoge con interés la idea, y se empieza a trabajar seriamente en el tema;  el primer punto a tratar es cuál de los pasos sería:  se analiza que la Virgen sale siempre portada por hombres (con mínimas excepciones), y que este trono tiene un tamaño reducido, que impediría ampliar el número de costaleras, lo que redundaría en que el peso a soportar por cada una de ellas sería mayor, aparte de que, según comentan las gestoras de la idea, se están moviendo mucho  y ya hay un número de mujeres importante dispuestas a sacar el paso. Ante esto, se decide en Junta que el paso que sacarán será el de la Santa Redención.

Una vez decidido, se empieza a trabajar en confeccionar un nuevo trono.  El miembro de la Junta, Miguel Rodríguez Cutillas, propone confeccionar un trono de aluminio, y se compromete a confeccionarlo en los talleres de la empresa Brialsa, de la que es uno de los socios, con lo cual se abarataría el coste del mismo.  Presenta un presupuesto que es aceptado, y se comienza a trabajar en la confección de la nueva parihuela, con varales y patas también de aluminio, utilizando las mismas dimensiones que tiene el trono de la Virgen de la Amargura, resultando un conjunto muy liviano, y fácilmente manejable.

Así mismo, surge la propuesta del directivo Arturo Soriano de incorporar una imagen de la Virgen a dicho trono, presentando una imagen que posee;  la imagen seguirá siendo de su propiedad, y la cederá a la Cofradía para la procesión y para los actos que se celebren. Dicha imagen es de un tamaño algo inferior al natural, articulada, y de la escuela continuadora de Salzillo, posiblemente de finales del siglo XVIII o principios del XIX.  La propuesta es aceptada:  se acuerda, a propuesta de su propietario, imponerle la advocación de “Santísima Virgen del Amor”, y se confecciona el vestuario, con una saya marfil, y un manto y ceñidor azules de terciopelo, que se completan con una corona de plata que cede el propietario de la imagen;  el vestuario es confeccionado por las señoras Rosario González y Gema Olcina, a las que se nombra “Camareras de la Virgen del Amor” en el transcurso del acto de bendición de la imagen, y actúa como padrino de la nueva imagen Tomás Valcárcel Deza, persona vinculada con nuestras Cofradías y principal artífice de la recuperación de la Semana Santa alicantina.

Tras mucho trabajo, y con varios ensayos, sale el trono a la  calle por vez primera en la tarde del Jueves Santo, sobre los hombros de 40 costaleras, dirigidas por Esmeralda Giner Olcina, miembro de la Directiva, como capataz.  El “paso” de la Virgen del Mayor, sale portado por 36 costaleros;  desde este año, los costaleros de este paso serán íntegramente hombres.

Otra novedad en este año, es que se acuerda igualmente que los cofrades añadirán la capa granate a su vestuario, quedando completado como en la actualidad.

Santa Redención y Virgen del Amor
Santa Redención y Virgen del Amor

AÑO 1996:   MEJORAS.-

 Como novedad de este año más destacable, cabe señalar que se añaden en las esquinas del trono de la Santa Redención cuatro candelabros con tulipas, cada uno de ellos con cinco luces, realizados en metal dorado, y que ya poseía la Hermandad.

Los capataces son Mari Paz Fuentes Fernández, de la Redención, y José Angel Martínez Alonso, de la Virgen.

AÑO 1998.-

En el desfile procesional de éste año, se varía el itinerario para poder realizar el “Encuentro” en la Rambla de Méndez Núñez, y tras subir por la calle Bailén, se sale por Teniente Alvarez Soto a la Rambla, donde tiene lugar el “Encuentro”, y se entra por Duque de Zaragoza para seguir el itinerario habitual, siendo la única Hermandad que durante su desfile entra dos veces en parte de la Carrera Oficial.

Trono Orfebrería Sevillana
Trono Orfebrería Sevillana

AÑO 2000:   NUEVO TRONO.-

Se estrena nueva canastilla para el paso de la Redención, realizada en madera y metal plateado y repujado, con cartelas en cuyo interior figuran los atributos de la Pasión, realizado por la empresa Orfebrería Sevillana.

El 27 de junio se contrata con la empresa Orfebrería Sevillana, la confección de cuatro faroles en metal cincelado a mano con baño de plata, para el trono de la Redención, por un coste total de 1.100.000 pesetas, para entregar antes de la próxima Semana Santa.

AÑO 2001.-

En el acto celebrado el Miércoles de Ceniza de entronización de la Cruz, el compositor  Antonio Ruda Peco formaliza la cesión de la marcha procesional “En Tus manos, Señor …”, de la que es autor, a la Hermandad, haciendo la entrega de las partituras autografiadas;  a continuación es interpretada la marcha por la Sociedad Musical “La Armónica” de Cox, dirigida por el autor de la composición.

Se estrenan los faroles del trono de la Redención, colocados en las esquinas del trono, así como la peana del mismo, ambos en metal plateado y repujado.

AÑO 2002.-

Como novedad, abren el desfile un grupo de cofrades infantiles portando campanillas.

AÑO 2003:   MADRUGADA DEL VIERNES SANTO.-

Una vez terminada la Semana Santa, en la Junta de Gobierno se empieza a estudiar el tema de poder desfilar con un horario más tardío, pues se pretende buscar algo más en consonancia al carácter penitencial de la Hermandad. Surge el problema de que el Jueves es un día muy complicado, pues toda la noche está cubierta por las distintas procesiones, y además, por acuerdo de la Junta Mayor, la procesión del Silencio es la que cierra los desfiles de dicho día, por lo que no se podría salir tras ella, como se pretende. Tras varios análisis, se contempla y aprueba la posibilidad de que la salida se efectúe a las 0,30 horas, con lo que ya tendría lugar en la madrugada del Viernes Santo y evitaría este problema; se expone en la Asamblea General de cofrades, y es aprobado por éstos, por lo que se acuerda hacer dicha horario en la próxima Semana Santa. Se hace la solicitud a la Junta Mayor y al resto de Hermandades del Jueves Santo, siendo aceptado el nuevo horario por éstas.

Así, en la Semana Santa de 2003 la Hermandad realiza su salida procesional en la madrugada del Viernes Santo, a las 0,30 horas, y de esta salida queda un sabor agridulce, pues si bien la participación de cofrades ha superado las previsiones, la asistencia de público no ha sido la esperada, y por algunas calles se han sufrido gritos de personas ocupadas en otros “menesteres”.

AÑO 2004:   LLUVIA.-

Para éste año se vuelve a programar la procesión para el mismo horario del año anterior, es decir, en la madrugada.

Se confecciona una nueva parihuela para el trono de la Redención, realizada en los talleres Salmerón, de Socuéllamos (Ciudad Real), en madera, sobre la que se inserta la canastilla anterior del trono, en alpaca plateada, y nuevos varales, forrados en azul;  debido al mayor peso y tamaño de este nuevo trono, se refuerza el grupo de costaleras con varios hombres.

Sin embargo, la procesión no se puede realizar pues la lluvia hace acto de presencia, impidiendo que se realicen la mayor parte de las procesiones, y obligando al nuevo presidente Raúl Martínez y su Junta de Gobierno a tomar la decisión de suspender la procesión, hecho que ocurre por vez primera desde que desfila la Hermandad.

AÑO 2005:   VUELTA A LA TARDE DEL JUEVES SANTO.-

Para esta Semana Santa, la Junta de Gobierno acuerda volver a realizar la procesión en la tarde del Jueves Santo.

En la tarde del Viernes Santo, vuelve a desfilar dentro de la Procesión General el “paso” de la Santa Redención, portado por la mayoría de sus costaleras y algunos costaleros del Mayor Dolor.

Fanfarria de metales de la Santa Redención
Fanfarria de metales de la Santa Redención

 

AÑO 2008:

Abre el desfile un grupo de metales y timbales entonando las composiciones de la Hermandad. Los cofrades portan velones de cera morada.

De regreso, en la avenida de Alfonso X el Sabio, se realiza el “Encuentro” entre la Virgen y el Cristo de la Paz, de la Cofradía de Benalúa.

AÑO 2009:   RESTAURACIÓN DEL TRONO DEL MAYOR DOLOR.-

Para ésta Semana Santa se celebra el 50º Aniversario de la fundación de la Hermandad, y con éste motivo se restaura el trono de la Virgen del Mayor Dolor, siendo asimismo redorado y confeccionándose nuevos varales forrados en terciopelo y patas para el trono.   

Como en años anteriores, se realiza al subir el “Encuentro” con el Cristo de la Paz;  y al llegar a la Parroquia, se realiza un saludo entre los dos tronos.

HERMANAMIENTOS.-

Está hermanada con la Hermandad Penitencial Stabat Mater, del Colegio de los Maristas.